Estrés calórico en nuestras gallinas

El estrés calórico es un tema que preocupa mucho de nuestra afición de la AVICULTURA por las pérdidas de nuestras gallinas.

Las aves son una especie muy susceptible al estrés calórico.

Balance Térmico en las aves

Las aves son homeotermos, lo que quiere decir que deben mantener la temperatura corporal constante. Para compensar las oscilaciones de temperatura y mantener el equilibrio térmico, las aves disponen de una serie de mecanismos de adaptación, mediante modificaciones de su comportamiento y fisiología.

En el caso de los pollitos, cuando ya están totalmente emplumados (sobre las cinco semanas de vida) es cuando son más sensibles al estrés térmico por calor. Como aproximación, se considera que se dan condiciones ambientales de estrés por calor, cuando a partir de 27ºC, la suma de la humedad relativa y la temperatura sea mayor.

Las aves totalmente emplumadas son las más sensibles al estrés por calor

Reducción de la ingesta

Cuando se combinan humedades relativas elevadas con altas temperaturas, las aves pierden capacidad de disipar calor. En situaciones de estrés térmico los pollos y las gallinas, al igual que las personas, reducen la ingesta para evitar el calor metabólico. Esta reducción no es lineal pero el problema se agudiza a medida que aumentan las temperaturas.

Las aves reducen la ingesta para evitar el calor metabólico. Por cada grado por encima de 32-38ºC, el ave reduce su ingesta un 5%

En estas situaciones, los parámetros productivos se ven reducidos.

Medidas que evitan el estrés calórico en las aves

Se deben implementar medidas de manejo, así como realizar tratamientos. Una sola medida por si sola no va a solucionar el problema, sino que tenemos que combinar mejoras en el manejo, en las instalaciones, en la dieta, así como en los tratamientos en el agua de bebida.

-Evitar cualquier circunstancia que provoque hacinamiento de las aves.

-En regiones cálidas se recomienda el uso de raciones de alta energípara ponedoras, sobre todo en el período inicial de producción, ya que el consumo de pienso es bastante bajo y podrían caer en déficit energético.

Rociar desde el exterior los techos de las naves con agua.

-Emplear nebulizadores internos.

-Realizar ventilación correcta, para mantener la humedad relativa por debajo del 75% evitando corrientes de aire en los gallineros y zonas con ventilación defectuosa que pueden provocar un exceso de amoniaco, y se incrementé las enfermedades respiratorias.

-Realizar tratamientos en el agua de bebida.

Recomendamos DEXTRO C disponible en nuestra tienda.

Tratamientos en el agua de bebida para evitar el estrés calórico

  • Los tratamientos en al agua de bebida son efectivos en el sentido de que nos aseguramos de que el ave lo ingiera ya que en situaciones de altas temperaturas el ave no disminuye el consumo de agua de bebida como sí que hace con el de pienso.

El ave incrementa un 4% su consumo de agua por cada 0,5ºC por encima de los 21ºC

  • La proteína es el nutriente cuya digestión genera mayor cantidad de calor, por lo que su inclusión en la dieta se debe reducir, pero sin que los requerimientos de aminoácidos se vean mermados.
Recent Posts

Leave a Comment

0
1
×
Hola ¿En que podemos ayudarte?
COBAYA